Tres buenas razones para no lavar nunca tus vaqueros

Joven con vaqueros en el bosque
Airéalo, congélalo, déjalo descansar durante un tiempo, pero no lo laves. Aunque parezca una auténtica guarrada, si tu pantalón vaquero no conoce la lavadora conseguirás que sea más sostenible, aguantará limpio e incluso te quedará mejor. ¿Quieres saber por qué? En este post te lo explicamos.

Vaya por delante que el auténtico impacto ambiental en el ciclo de vida de unos jeans tiene poco que ver con el consumidor. Excepto porque es él quien lo compra y, por lo tanto, la razón última de que se produzcan, lo cierto es que el despilfarro de agua y materias primas (algodón) son el aspecto esencial que explica su doble huella, hídrica y de carbono.

Como contrapartida, son prendas muy resistentes, que duran lo que no está escrito, y ello de algún modo puede considerarse un atenuante frente al gasto de recursos y polución que implica su fabricación. Pero no es lo mismo aceptar cangrejo como animal de compañía que intentar contrarrestarla con un marketing que anime a la gente a no lavarlos para intentar esconder o dejar en un segundo plano el verdadero problema. ¿Acaso no es lo que ha hecho el CEO de Levi’s, Chip Bergh, al contar que sus vaqueros no conocen el agua?

Sea como fuere, lo cierto es que si no los lavamos podemos obtener beneficios: ahorro de agua, electricidad, comodidad y ayudar al planeta. Y, de paso, garantizar que la producción de vaqueros siga siendo posible. No en vano, al peligrar el cultivo de algodón a consecuencia del cambio climático, los jeans están en peligro de extinción.

Primera razón: no es necesario

Aunque parezca una locura, no lavarlos es compatible con mantenerlos limpios. Lograrlo es tan fácil aplicar una serie de trucos, tan sencillos como prácticos, que consisten en tenderlos para airearlos o congelarlos durante unas horas.

Vaqueros tendidos
Además, si eres aprensivo, o simplemente te preguntas algo tan lógico como por qué decimos que no se ensuciarán, te interesa conocer esto: en 2011 un estudiante de la Universidad de Alberta (Canadá) demostró que el nivel de bacterias en un vaquero usado durante dos semanas era similar al de uno usado durante más de un año. Finalmente, se concluyó que sería suficiente con higienizarlos una vez al mes, si bien puedes hacerlo recurriendo a estas alternativas más verdes.

Segunda razón: ayuda al planeta

En efecto, al lavar tu vaquero sin usar el agua reduces la emisión de gases de efecto invernadero y la huella hídrica. Al mismo tiempo, conseguimos que los pantalones duren más, lo que significa que también hacemos que sean más sostenibles. No sólo maximizaremos su gran resistencia, sino que además evitaremos comprar otro nuevo.

En esta misma línea, la campaña de Levi’s «Dirgy is the new clean» acompañaba a un nuevo modelo de pantalón que utilizaba menos agua en su producción, junto con la recomendación de lavarlo casi de forma testimonial.

Tercera razón: conseguirás los jeans perfectos

Además de ayudar al medio ambiente y mantenerlos razonablemente limpios, no usar agua es el mejor modo de conseguir que luzcan como nuevos, es decir, con ese aspecto usado que va mejorando con el tiempo. En lugar de ir desgastándolo con los lavados, simplemente conservará su aspecto. No se encogerán, no cambiará su color ni la calidad del tejido.

Alejándolo de la lavadora, lograremos, en suma, que vayan adaptándose a nuestro cuerpo.Lo harán de forma lenta, convirtiéndose en una segunda piel con el uso, pero tengamos en cuenta también que el uso y el abuso son dos cosas distintas. Y, ya se sabe, los mejores jeans son los que parecen usados. Eso sí, usados pero cuidados. Todo un arte, sin duda, un consejo polémico que será difícil de popularizar, si no imposible.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *