Encontrada una túnica del año 300 por el deshielo de los glaciares


El calentamiento global, a veces, trae alguna sorpresa. Se ha encontrado una túnica de lana de la época previkinga en un glaciar en el sur de Noruega. El deshielo, aunque terrible para el planeta, puede ser beneficioso para la Arqueología. La túnica es de color marrón verdoso, holgada y era usada como ropa exterior. Se calcula que quien la vistiera, podría medir 1,76 metros de altura.

La túnica fue encontrada a una altitud de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Quizá había en el lugar un mercado romano. La datación por carbono señala que es de alrededor del año 300.

Lars Piloe, un arqueólogo danés que trabaja en los glaciares de Noruega, reconoce que para los arqueólogos es emocionante encontrar un objeto así tan bien conservado, aunque reconoce que, por otra parte, es preocupante que los glaciares se están derritiendo a un ritmo sin precedentes. Antes, ya se habían encontrado unos guantes o manoplas del año 800 y otros objetos, como un bastón con adornos, un zapato de cuero de la Edad de Bronce, arcos y puntas de flecha para cazar renos. Desde que se ha acelerado el deshielo en las montañas del sur de Noruega, claramente desde 2006, se han encontrado más de un millar de objetos arqueológicos.

Noruega, Alaska, los Andes

La Arqueología se «aprovecha» del deshielo en otras regiones, como en los Alpes, entre Austria e Italia, donde, en 1991, se encontró el hombre de Otzi, un ser humano prehistórico que vagaba por la zona hace 5.300 años. En los últimos años, ha habido importantes hallazgos arqueológicos en todo el mundo, desde Alaska hasta los Andes, ya que los glaciares retroceden.


Que se haya encontrado esta túnica en Noruega significa que desde el año 300, el glaciar nunca había disminuido al nivel actual, ya que si se exponen a la atmósfera, los tejidos antiguos se puede desintegrar en semanas por los ataques de insectos y bacterias. La túnica se tratará para su mejor conservación y se expondrá en el Museo de Historia y Cultura de Noruega.

Los expertos se preguntan qué hacía una túnica sola en medio del glaciar. Una hipótesis es que su dueño estaba congelándose, un proceso que se confunde con sentirse muy caliente y quizá se quitó la túnica antes de morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *