Fertilizantes ecológicos para nutrir las plantas

fertilizante-plantas
Los fertilizantes son sustancias que se emplean en el jardín con el propósito de nutrir las plantas, estimular su crecimiento y evitar que se marchiten. Son colocados en el suelo para suplir a determinados elementos que este debe tener para la vida de las plantas.

Si bien los fertilizantes pueden contener elementos orgánicos e inorgánicos, en la actualidad hay distintos tipos y marcas que ofrecen numerosas posibilidades para cada tipo de cultivo y suelo. No obstante, siempre podemos optar por alternativas caseras, ecológicas y que nos garanticen buenos resultados.

Hay opciones ecológicas bastante interesantes. A continuación presentamos una lista abonos orgánicos para hacer el suelo más fértil.

1. Restos de café

Los restos del café pueden ser usados como excelentes fertilizantes, especialmente para aquellas plantas con suelo ácido, entre ellas, los arándanos, los rosales y las azaleas.

El procedimiento es sencillo: tenemos que enterrar ¾ de taza de restos de café cerca de las raíces. Debemos hacerlo una vez al mes. Una alternativa es añadir seis tazas de resto de café a un balde con agua. Luego de dejarlo reposar un par de días, debemos rociarlo por el suelo del jardín.

2. Moringa

La moringa es un excelente fertilizante orgánico y sobre todo económico. Según Alejandra Flores, portavoz de GUIADESUPLEMENTOS, se trata de un árbol originario del norte de India, Etiopía, Filipinas y Sudán. Gracias a su aporte de proteínas, hierro, potasio, calcio y nueve aminoácidos esenciales, es muy popular en el mundo de la suplementación, sin embargo, su resistencia a condiciones climáticas la han convertido en un potente recurso agronómico local. Incluso, mediante el extracto de sus hojas y tallos jóvenes, aporta hormonas de crecimiento vegetal.

Existen dos formas de utilizarla. La primera es preparar una infusión de sus hojas, dejarla enfriar por algunas horas y utilizar esta agua como riego. La segunda es colocar directamente las hojas en un cubo de agua y dejarlas tapadas por tres días, después agregar una cucharadita de sal de Epsom y utilizarlo como riego.

fertilizantes

3. Té de cáscara de plátano

El potasio es uno de los nutrientes más importantes para las plantas. Este participa del proceso de fotosíntesis y en la formación de tejidos resistentes.

Para tener un fertilizante con esta sustancia, debemos cortar las cáscaras de plátanos en trozos pequeños y hervirlos en agua durante 15 minutos. Una vez esté listo, hay que diluirlo en dos tazas de agua adicionales para, finalmente, colocarlo en la tierra.

4. Cáscaras de huevos

Es quizá el fertilizante más popular. Son casi siempre empleados en mezclas con otros ingredientes. ¿Qué aportan? Tienen un alto contenido en calcio que evita que las plantas se pudran, especialmente en aquellas como el tomate y el pimiento.

Debemos lavarlas y dejarlas secar, para después molerlas y colocar lo que queda alrededor de las plantas.

5. Cenizas de madera

Las cenizas de madera cuentan con sustancias como potasio y fósforo. Pese a sus beneficios, no son aconsejables para especies de suelo ácido. Además, debemos asegurarnos de que las maderas no hayan sido contaminadas con minerales.

El método es sencillo: debemos diluir las cenizas en agua y usar el líquido para el riego diario de las plantas y flores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *