Bicicletas eléctricas


Cada vez más gente usa la bicicleta para sus desplazamientos diarios. Los propios fabricantes de este medio de transporte ecológico sacan modelos para todos los gustos: de montaña para los que quieren una bicicleta resistente, de carreras para los que les gusta la velocidad, plegables para los que quieren o tienen que usar también el metro o la quieren subir a casa o a la oficina. Seguramente, hay muchas personas que no se deciden a usar este medio de transporte en su vida diaria por miedo a no tener un fondo físico suficiente, a no poder con las cuestas de su ciudad o, simplemente, porque a una edad alguno no está para hacer el esfuerzo de pedalear media hora cuidando, además, de que no le atropellen los coches.

Pero para los perezosos, para los que tienen un fondo físico lamentable, para gente de edad o para los que no les gusta sudar ni quieren tener agujetas, se venden las bicicletas eléctricas.

La bicicleta eléctrica es una bicicleta asistida con un motor que permite al usuario moverse con mayor facilidad, así como aumentar la lejanía de los desplazamientos. La normativa limita la potencia del motor, así que éste sólo puede ayudar a conseguir una velocidad adicional de 25 km/h. Pero lo importante es que este aumento de velocidad no supone un mayor esfuerzo del ciclista.

Hay que tener en cuenta que, lógicamente, es más cara que una bicicleta convencional. Pero también es verdad que se puede optar por buscar un modelo acorde al propio gusto e instalar el kit eléctrico por unos 600 euros. El sistema lo componen una batería, un alternador de carga y el refuerzo de transmisión que actúa sobre los pedales o las ruedas, dependiendo de los modelos. El peso añadido no es excesivo y en la mayoría de los modelos urbanos es muy fácil acostumbrarse a la nueva velocidad mínima. Se montan como una bici normal, pero se ahorran pedaladas gracias a la inercia proporcionada por el motor.

Ya están surgiendo en algunas ciudades tiendas especializadas en este tipo de bicicletas, como Valencia Electric Bikes. En países como Estados Unidos, Alemania u Holanda existen una gran variedad de modelos. Y, como en las bicicletas tradicionales, hay modelos para todos los gustos: de paseo, de montaña o más sofisticadas, como la Gocycle, que se puede ver en la imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *