Jabón ecológico: cómo hacerlo en casa

jabon-ecologico
Disponer de productos de higiene personal naturales y ecológicos no siempre es sinónimo de tener que comprarlos en tiendas especializadas. En muchas ocasiones, se pueden preparar en casa como sucede con el jabón. El proceso es sencillo y los ingredientes suelen ser fáciles de conseguir. Además, hay que tener en cuenta que para que este producto sea más natural y ecológico no se emplea sosa cáustica, que sería lo más difícil de tener. Paso a paso, te vamos a contar cómo puedes hacer tu propio jabón natural y ecológico con una receta muy sencilla.

Ingredientes

Para elaborar este jabón ecológico, una de las recetas más fáciles es realizarlo con tan solo tres ingredientes. El principal es la glicerina neutra ecológica, que es la que sustituye a la sosa cáustica. Este producto lo puedes utilizar para la elaboración tanto en pastillas como en su forma líquida.

Además, se necesita un aceite esencial que te guste –uno de los más indicados y fáciles de conseguir es el de lavanda-, y flores secas, por ejemplo, también de lavada. No obstante, según tus preferencias, puedes poner otro aceite esencial y otro tipo de flores.

Elaboración del jabón

El primer paso para elaborar el jabón ecológico es coger la glicerina. En el caso de que se haya optado por su formato en pastilla, se debe derretir en un recipiente previamente al baño María. Si la glicerina es líquida, tan solo hay que calentarla con agua y esperar a que vaya espesando.

jabon-ecologico
Cuando ya esté el primer paso terminado, el siguiente es añadir las flores y las gotas –unas 20-, del aceite esencial que se haya elegido. Estos ingredientes se tienen que verter mientras se va removiendo para que se distribuyan bien por toda la glicerina y quede una mezcla homogénea.

A continuación, tan solo hay que poner esta mezcla en un molde y esperar a que se enfríe o bien alcance la temperatura ambiente. Luego, se coge el molde y se introduce en la nevera.

Este recipiente con la mezcla debe permanecer en la nevera como mínimo un día. A veces puede ser necesario más tiempo. Pero nunca hay que sacarlo antes de que esté bien endurecido. Cuando ya esté, solo queda emplearlo.

Artículos relacionados:

Convertir los restos de jabón en una pastilla nueva

El jabón negro, una opción ecológica

Salud y belleza,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *