Transporte público gratis si llevas tu viejo coche al desguace

Share on Facebook14Tweet about this on Twitter4Share on Google+2

Bus-Barcelona
Si ya vimos lo deseable que resulta llevar a cabo políticas ambientales relacionadas con el tráfico, buscando una movilidad sostenible para así reducir la polución urbana, ahora vemos un proyecto que va directo al grano.

Se trata de la novedosa iniciativa que acaba de anunciar el gobierno municipal de Barcelona. Su alcaldía ha decidido poner en marcha un proyecto que busca barrer de la ciudad los coches más contaminantes. Eso sí, ofreciendo a cambio unas golosas ventajas que podrían ser del interés de muchos.

Menos polución, más salud

En resumen, se ofrecerá la posibilidad de viajar gratuitamente en transporte público a los dueños de los vehículos más contaminantes a cambio de que lo lleven al desguace. Por lo tanto, se propone una especie de pacto, en el que el dueño de un coche que polucione de forma importante se deshace de éste y, a cambio, podrá moverse a placer utilizando el transporte público.

Podrá hacerlo durante tres años, de acuerdo con esta iniciativa pensada para el área Metropolitana de Barcelona (AMB), que está previsto iniciar a partir del próximo año, según afirma el vicepresidente de Transporte y Movilidad de la AMB, Antoni Poveda.

La propuesta busca fomentar el transporte público para así combatir el problema de la contaminación atmosférica que padecen las grandes ciudades, y Barcelona no es una excepción, precisamente. No olvidemos que combatir el smog y, en general, la alta contaminación atmosférica de las urbes supone un doble beneficio, tanto para la salud pública como de cara a combatir el cambio climático.

El programa podría ir ampliando su casuística, pero por lo pronto solo se incluyen los coches de gasolina de más de 20 años o de diésel de antes del 2006. Sus dueños, en estos casos, recibirían la tarjeta verde, un nuevo título de transporte asociado a un DNI.

Trafico-Barcelona
Con él podrían usar los distintos medios de transporte públicos, si bien queda por saber si éste se amplía a familiares u otras personas que normalmente se beneficiaban del uso del coche. Un aspecto muy importante, a mi entender, para que el programa resulte mínimamente exitoso.

El modelo parisino

La iniciativa está en línea con otras relacionadas con la eliminación de los coches diésel, cuya implementación progresiva está llevando a cabo de una forma modélica la capital francesa.

La política de movilidad del gobierno municipal parisino ha disuadido a muchos ciudadanos de coger el coche por la ciudad. Su objetivo es potenciar el abandono del coche, si bien están dándose pasos muy diferentes, que van más allá de una o varias medidas aisladas.

En el caso de París, la política busca avanzar tocando distintos puntos, como el mayor uso del transporte público y también la bicicleta, el coche eléctrico y el fomento de las zonas peatonales, entre otras. Son muchas las iniciativas implementadas y pendientes de hacerlo, dentro de una planificación que en nuestras ciudades, sinceramente, brilla por su ausencia.

Recordemos, por último, el anuncio de la cumbre de alcaldes celebrada en Ciudad de México en lo relativo a la prohibición de los vehículos con motores diésel en París y Ciudad de México para 2025. Ambas ciudades se han comprometido a cumplir esta ambiciosa meta. Por su parte, si bien en un principio se incluyó a Madrid como tercera ciudad con dicho proyecto, la capital española no tardó en desmarcarse.

Por lo visto, se trató de un error del que todavía no conocemos explicación. A fin de cuentas, la aclaración que hizo al respecto la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dejó bien claro que resultaba “inviable” llevar algo así a cabo. Así es, sobre todo teniendo en cuenta lo que se ha esforzado París para poder llevarlo a cabo. De la noche a la mañana, lógicamente, en modo alguno es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *