Buenas prácticas para tener una oficina más ecológica

portatil-en-el-campo
La vida laboral y el compromiso ambiental deberían ir de la mano. Mucho más de lo que habitualmente lo hacen, al menos. En este post vamos a darte algunos consejos que pueden ayudarte tanto a una sostenibilidad económica como ambiental.

Por suerte, muchos de los pasos que damos para la protección de la naturaleza tienen su recompensa en cuanto al presupuesto. Aunque en ocasiones se necesite realizar una pequeña inversión, a medio o largo plazo acaban por amortizarse y también suponen un ahorro.

Algunos consejos prácticos

En efecto, lograr un día a día laboral más eco amigable significa hacer cambios que implican desde gestos rutinarios que van haciendo la diferencia poco a poco como decisiones que suponen una buena contribución al tiempo que nos aportan un plus de productividad y/o reducción de gastos.

Los ordenadores son una herramienta de trabajo que nos brinda interesantes oportunidades para actuar en favor del medio ambiente de una forma fácil y rápida. En muchas ocasiones, casi casi inmediata. Entre otros consejos, podemos aprovechar los ajustes de consumo de energía de nuestro sistema operativo para minimizar el consumo eléctrico de forma sencilla, sin que la productividad se vea mermada.

Utilizar la hibernación es una de las opciones más provechosas para un ahorro económico a largo plazo, que probablemente llegará antes de lo que imaginamos porque, sencillamente, el tiempo pasa volando. Y lo mismo cabe decir de la sustitución de la iluminación incandescente convencional por otra más eficiente que nos aporte durabilidad y un consumo mucho menor.

El uso de la impresora es otro de los puntos a atacar. Vaya por delante que la manera más ecológica de usarla es mantenerla apagada. Es decir, prescindir de ella, pero hay que ser realistas, y en ocasiones se hace necesario hacer uso de ella.

En estos casos, cambiar la configuración de la impresora para imprimir a doble cara es una decisión eco inteligente. Como quizá ya sepas, usar papel ecológico (no es lo mismo el papel reciclado que el ecológico), reducir márgenes, interlineado o, por ejemplo, elegir un tipo de letra que suponga menos gasto de tinta o imprimir en modo borrador son otras maneras de reducir su impacto ambiental.

boton-encendido-portatilRecurrir al cloud computing es otra opción que deberías valorar. No puede afirmarse que siempre resulte conveniente su uso, qué duda cabe, pero a su misma vez la nube ofrece tantas ventajas que sopesar esta posibilidad es esencial. No solo a nivel ambiental, sino también para ahorrar costes y conseguir ventajas competitivas.

Nos ahorraremos la necesidad de infraestructura, al tiempo que gastaremos menos energía y podremos llevar a cabo proyectos y gestión de datos haciendo uso de tecnologías de vanguardia. Por lo general, se hace especial hincapié en éstas y otras ventajas relacionadas con la productividad y la eficiencia, dejando a un lado la cuestión de la sostenibilidad. Sin embargo, el lado verde de la nube es una característica que suma puntos a la hora de elegir esta opción.

La era digital en la que nos hallamos inmersos nos ofrece otras muchas ventajas. Desde aparatos conectados a través de sensores que nos hacen la vida más fácil, cómoda y al tiempo permiten contribuir al cuidado ambiental hasta servicios que nos ponen en bandeja su utilización por ser gratuita e idónea para sacarle un buen partido.

En la red encontramos un sinfín de opciones, algunas con versión premium para cubrir necesidades mayores, como Skype, Google Docs o el servicio de fax online, que podemos usar tanto para enviar faxes como para recibirlos. En definitiva, se trata de encontrar la combinación perfecta de servicios y gestos verdes que resultan convenientes por sus múltiples aspectos positivos, sin olvidar el cuidado ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *