Cómo hacer tu propio desodorante ecológico

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter5Share on Google+0

Bicarbonato
Encontrar alternativas naturales al uso de desodorantes convencionales, de composición química, puede resultar desalentador. Sobre todo, si buscamos productos comerciales que nos solucionen la papeleta de forma eficaz y económica.

Los productos eco están muy bien, pero también es cierto que suponen un problema ambiental en cuanto a mayor huella de carbono, al tiempo que resultan poco asequibles. Además, no son fáciles de encontrar en el súper de la esquina, con lo que finalmente acabamos por sucumbir a las opciones sintéticas.

Bicarbonato, almidón y aceite esencial

Hacer el desodorante en casa es mucho más sencillo de lo que pudiera parecer. Si además optamos por ingredientes orgánicos y un reutilizamos envases conseguiremos una alternativa bio, sencilla y nada cara que poder usar en el día a día.

Realizar nuestro propio desodorante en el hogar requiere, primeramente, conseguir una serie de ingredientes que podemos encontrar fácilmente en casa. Son muchas las recetas que podemos encontrar en la red, pero por lo general se basan en el uso de algunos ingredientes básicos.

Entre otros, no suele faltar el bicarbonato de sodio, el almidón o arcilla blanca en polvo y un aceite esencial. Mezclar los dos primeros en cantidades iguales hasta formar una pasta de textura fácil de aplicar. A continuación, añadimos entre 3 y 5 gotas del aceite esencial elegido, volvemos a mezclar y listo.

Así de fácil podemos tener nuestro propio desodorante natural para evitar olores debajo de las axilas, sin olvidar otras opciones no menos ecológicas, como la piedra de alumbre. En realidad, mucho más durable y práctica, si bien no aporta aroma ni nos aporta los beneficios de los aceites esenciales.

Sin embargo, en algunas personas puede provocar irritaciones a consecuencia de su composición, rica en sales de aluminio de forma natural. Por lo tanto, no solo no conviene abusar de ella, sino que además podría estar desaconsejada.

Si no nos provoca este tipo de reacciones, podemos combinar su uso con estos desodorantes caseros, cuya fórmula iremos perfeccionando con el tiempo, hasta conseguir aquella que mejor se adapta a nuestras necesidades y preferencias.

A la hora de conseguir una personalización perfecta, la elección de los aceites esenciales es básica. Tanto para lograr un resultado a la medida como para conseguir los mejores resultados en función también de distintos factores.

No olvidemos que el aceite esencial aporta mucho más que aroma, y que la variedad entre la que elegir es tremenda. Si bien los buenos olores son importantes para muchas personas a la hora de usar un desodorante, no lo son menos sus propiedades cosméticas e incluso terapéuticas.

Joven-se-aplica-desodorante
Como sugerencia interesante, podemos elegir aceites con propiedades anti-bacterianas, como el árbol de té (también es antifúngico), el tomillo, el limón, el romero, la menta o, por ejemplo, la lavanda.

Por otra parte, es importante asegurarnos la tolerancia a los ingredientes. Si bien el bicarbonato y el almidón no suelen dar alergias, sí pueden hacerlo los distintos aceites esenciales.

Aunque sean productos naturales (recordemos comprarlos bio) podemos ser reactivos a ellos, con lo que no está de más hacer una pequeña prueba de alergia en el interior del codo 48 horas antes de su uso. Si no observamos reacción alguna, no habrá problema.

Por último, guardamos la mezcla en un tarrito de cristal, idealmente reciclando alguno que tengamos vacío y lo guardamos en el refrigerador. Por cierto, también sería recomendable hacer pequeñas cantidades para que no acabe echándose a perder.

A la hora de aplicarlo, bastará con una pequeña cantidad. Incluso con envases pequeñitos lograremos sacarle un gran partido, pues una cantidad ínfima es suficiente para lograr los mejores resultados. Igualmente, podemos tener varios desodorantes con distintos aceites esenciales, para así cambiar de aroma en función de nuestro estado de ánimo o circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *