Compras verdes para tener un hogar más ecológico

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+1

Casa verde
Ir de compras, el clásico shopping, suele significar hacerle un flaco favor al medio ambiente. Pero no siempre, sobre todo cuando compramos pensando en mejorar la sostenibilidad de nuestro hogar o de los gestos cotidianos que llevamos a cabo en el entorno doméstico.

No nos referimos a las típicas reformas que se realizan para reforzar el aislamiento o la instalación de paneles solares ni al uso de baterías de almacenamiento de energía específicas para el hogar, pongamos por caso. En este post vamos a sugerir compras más factibles, si bien no dejan de significar un gasto que, las más de las veces, bien vale la pena.

Algunas ideas de eco shopping

La limpieza del hogar es un capítulo muy interesante para mejorar la sostenibilidad de nuestro hogar y la salud de toda la familia. Por un lado, podemos adquirir productos ecológicos comercializados como tales, y por otro hacer nosotros mismos nuestros propios limpiadores, para lo cual necesitaremos ingredientes muy básicos.

Muchos de ellos los tendremos ya en la despensa o será muy sencillo conseguirlos en el súper, como el vinagre blanco, el bicarbonato, la sal o el jabón negro, pongamos por caso.

Elegir un buen aireador de grifo es otra compra verde. Se trata de un acesorio que se adapta al grifo y mezcla el agua con aire, con lo que reducimos el consumo de agua y de energía, cuando ésta es caliente.

A la hora de comprar alimentos, la opción más verde supone que éstos sean ecológicos y productos locales, de temporada y frescos. Además, ajustemos las cantidades a lo que vamos a consumir y huyamos de los envases, entre otras claves.

Cuando haya que pintar, no olvidemos que existen las pinturas ecológicas, una opción diez para cuidar el planeta y lograr un hábitat saludable.

Como es bien sabido, los electrodomésticos A+++ son la elección idónea, ya que nos permitirá reducir la factura energética de forma importante. Por último, no olvidemos que no comprar también es un gesto ecológico. Valoremos en cada ocasión si realmente es la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *