Crean un cemento sostenible para construcción a partir de residuos de lanas minerales

mortero-ecologico
La construcción es uno de los sectores en los que más se está trabajando en materia de sostenibilidad. Y no solo para conseguir los estándares de eficiencia energética, sino para incorporar materiales que proceden del reciclado de otros que, anteriormente, solo tenían como destino acabar en el vertedero. Es el caso de los morteros sostenibles que han sido desarrollados a partir de residuos de lanas minerales.

El desarrollo

Este desarrollo procede de la Escuela Técnica Superior de Edificación de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) donde se ha investigado para demostrar que los residuos de lanas minerales pueden emplearse como alternativa a las fibras de refuerzo que se usan en los materiales de construcción. Y no es que solo puedan emplearse, sino que se ha conseguido además mejorar las propiedades mecánicas y térmicas de estos productos a los que se incorporan.

El material que se ha desarrollado es un mortero de cemento que recicla materiales aislantes como las lanas minerales -se emplean en el aislamiento térmico y acústico para el ahorro energético de los edificios-, y reduce el consumo de la arena que se utiliza en su fabricación.

Este nuevo producto ha sido posible porque se ha comprobado que la estructura química y la microestructura de los morteros que incorporan las fibras recicladas es similar a la de aquellos que no las contienen, de manera que no se producen cambios en la funcionalidad del mortero.

mortero-ecologico
Unas similitudes en las que no influye que las lanas minerales procedan del vertedero. No obstante, sí hay algunas diferencias que se han convertido en ventajas. Y es que el material con fibras recicladas es más ligero lo que, unido a la composición química, produce una mejora de las propiedades aislantes en comparación con los morteros con fibras comerciales.

Una buena solución

Esta reutilización permitirá solventar, al menos en parte, la acumulación de estos residuos de los que se calcula que se generarán más de 2,5 millones en el año 2020 en los 28 países de la Unión Europea.

Y es que, con este sistema, se reciclan más de 100 kilos de lana mineral por tonelada de cemento y se reduce hasta un 50% el volumen de arena que se emplea.

Artículos relacionados:

La construcción se convierte en más sostenible con la madera transparente

Construcción o biomedicina: los nuevos usos para los residuos de maíz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *