La UE quiere endurecer los criterios para el producto ecológico


Los productos ecológicos casi siempre suscitan desconfianza a la hora de valorarse como tales, y no sólo en los consumidores, sino también entre quienes determinan los criterios que deben cumplir. Así es, al menos, para los responsables de tal cometido en la Unión Europea.

No en vano, hay mucha picaresca en torno a la cuestión, siendo habitual encontrar etiquetados y eslóganes ambiguos o directamente falsos, que no dejan clara la procedencia biológica de los productos. Una problemática que, de algún modo, resuelven los certificados, si bien estos pueden mejorar muy mucho.

En eso está la UE, precisamente. Según informa el semanario alemán Der Spiegerl, la Comisión Europea quiere endurecer drásticamente las normas para ofrecer información veraz, acorde con la realidad de cada producto.

Confianza del consumidor

Hay una serie de lagunas que se desean subsanar mediante un proyecto de reglamento europeo. Por ejemplo, un yogur bio de melocotón puede no contener fruta sin dejar de ser legalmente ecológico, y todo porque la normativa permite saborizar los alimentos, algo desconocido para la gran mayoría.

El objetivo es mejorar los criterios con la intención de conservar o, si se quiere, recuperar «la confianza del consumidor» y evitar que el sector se acabe desplomando. En concreto, Dacian Ciolos, Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, ha manifestado que quiere hacer más estrictas las normas sobre la producción y venta de los alimentos que llevan el famoso logotipo ecológico de la UE.

En general, se atarán cabos sueltos y se eliminarán las excepciones que hacen que un producto ecológico se defina como tal aunque no lo sean todos sus ingredientes, afectando a áreas tan diversas como las granjas, la carne de ave y cerdo, los vegetales o los plaguicidas.


Intensificar los controles tanto a productores como a mayoristas y a las importaciones para reducir las prácticas fraudulentas o simplemente equivocadas, son otras de las reformas previstas. Su aplicación, sin embargo, dependerá que estas propuestas de la Comisión Europea logren consenso o aceptación por parte del sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *