Llegan los plásticos biodegradables hechos con lana

plasticos-biodegradables
El plástico es un producto que tiene un gran impacto medioambiental, motivo por el que en los últimos tiempos se han introducido e implantado una serie de medidas para irlo sustituyendo por otros materiales menos contaminantes. Esto ha dado paso a diferentes soluciones biodegradables en las que, por ejemplo, se emplean productos naturales como la patata o el maíz. Sin embargo, ahora, llega un nuevo desarrollo. Son bioplásticos realizados con residuos de lana. Un producto que es menos contaminante y con el que también se avanza en la economía circular, además de tener aplicación en la medicina.

El producto

Estos plásticos biodegradables hechos con residuos de lana han sido desarrollados por Borja Fernández-d’Arlas Bidegain, investigador del Instituto Inamat de la Universidad Pública de Navarra (UPN).

Su investigación ha permitido obtener un método, que es fácil y limpio, para extraer queratinas de los residuos de la lana de oveja y del plumaje de pollos para fabricar con estas proteínas los plásticos biodegradables.

La técnica permite producir, por ejemplo, apósitos para regenerar tejidos del cuerpo humano, aparte de ser de utilidad para desarrollar excipientes, es decir, sustancias que se mezclan con medicamentos.

plasticos-biodegradables
El sistema también se puede aplicar para generar otros productos más allá del campo de la medicina y de la salud. Por ejemplo, es posible emplearlo para elaborar textiles nanoestructurados que se preparan mediante una nueva técnica denominada electrohilado.

Beneficios

Este sistema y desarrollo tiene una serie de ventajas. La primera de ellas es que evita la acumulación de plásticos no degradables en el medio y la contaminación que ello supone.

También contribuye a reducir la huella de carbono vinculada con el transporte y la producción de los plásticos que no son biodegradables, que todavía disminuiría más si se emplean materias locales para extraer la queratina.

De esta manera, se ahonda en una producción más sostenible y menos contaminante porque estos plásticos biodegradables se integran de nuevo en el medio ambiente una vez han acabado su vida útil.

Además, se pone en valor la lana y las plumas de las aves, que suman en España 50.000 toneladas y 100.000 toneladas, respectivamente, que acaban en vertederos porque no se pueden utilizar en el sector textil por su escasa calidad.

Artículos relacionados:

¿Cómo se produce el bioplástico?

Botellas de bioplástico a partir de algas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *