Tres claves para reducir la basura en el hogar

Cubos basura eciclaje
La reducción de desechos en el hogar es una cuestión clave a la hora de colaborar en el cuidado del planeta. Poner nuestro granito de arena es tan fácil como aplicar unos principios básicos a la hora de minimizar y reciclar los desechos, y hacerlo día a día convierten pequeños gestos cotidianos en una importante contribución al medio ambiente.

En este post vamos a repasar tres claves fundamentales para reducir la basura en el hogar. Porque aquello de reducir, reciclar y reutilizar, el primer mandamiento del comportamiento ecológico, tiene un sinfín aplicaciones prácticas.

Básicamente, cuestión de actitud

En efecto, son muchas las aplicaciones prácticas de las famosas tres erres, y será cosa nuestra encontrar cómo y cuándo aplicarlas. A continuación, consejos generales para ayudarte en la tarea:

1. Compra solo lo necesario, y opta por lo durable: Si pasar de los objetos de un solo uso a los reutilizables es ya un gran paso, todavía será mejor avanzar en el mismo sentido y preferir los objetos durables a aquellos que, teniendo más de un uso, no son la mejor alternativa. Evitaremos llenar la basura más de lo necesario si seguimos esta máxima cuando sea necesario comprar.

Por lo tanto, si podemos evitar comprar, ya se porque pedimos prestado, reutilizamos o reciclamos objetos que tengamos por casa, habremos optado por la opción más eco-amigable.

A continuación, buscaremos ese artículo eligiendo aquel que sea más durable, siempre teniendo en cuenta la huella e carbono, materiales, sellos ecológicos y cualquier otro punto que pueda hacernos decidir. Y, en el caso de los alimentos, consideremos los embalajes como algo prescindible. No solo innecesarios sino indeseables.

Reciclar y reutilizar envases es posible (no hacerlo para uso alimentario), y recomendable, por supuesto, pero siempre será un mal menor. Si quieres reducir los desechos ve más allá. No se trata de evitar que un desecho acabe en tal o cual contenedor de reciclaje sino de evitarlos en la medida de lo posible. Reducir siempre será el objetivo número uno.

2. Antes de echar algo a la basura, piénsalo dos veces: Una buena fórmula para reducir la basura doméstica es acostumbrarnos a tomar decisiones. En lugar de automatizar nuestro comportamiento, sería interesante detenernos durante unos segundos y pensar qué otro destino, segunda, tercera o enésima vida podría tener ese objeto que estamos a punto de convertir en basura.

Basura plastica
Lógicamente, en algunos casos no será necesario hacerlo, pero si cambiamos el chip en este sentido comprobaremos lo mucho que podemos hacer para evitar que la basura crezca sin parar. Muchos alimentos, al ser desechos orgánicos, pueden compostarse o, sin duda alguna, habrá objetos que incluso rotos pueden convertirse en algo práctico y original. ¡Para inspirarte, echa un vistazo al simpático reciclaje que puede hacerse con una simple pelota de tenis rota!

3. Estar informado y tener curiosidadLa pregunta es: ¿Puedo reutilizarlo o reciclarlo?, pero lo importante, en este punto, es saber responder a esa pregunta. Es importante estar informado tener curiosidad por estarlo. Tener una mínima inquietud por el tema puede hacer una gran diferencia. Pensemos que las posibilidades de reciclar o reutilizar son siempre mayores de lo que imaginamos y, teniendo la red siempre a mano, echar un vistazo en caso de duda puede traernos más de una agradable sorpresa.

Por el contrario, no hacerlo es oportunidad perdida de reducir basura y, al tiempo, obtener una interesante utilidad. Las pieles de plátano son un buen ejemplo de lo versátil que puede llegar a ser un desecho cotidiano. Y es que, además de ser compostables, algo archisabido, pueden servirte para elaborar un biofertilizante, dar brillo a los zapatos, pulir metales, calmar picaduras de insectos, como un exfoliante corporal y, entre otros muchos usos, por si fuera poco, además son comestibles. Y pensar que, tantas y tantas veces, la piel de plátano va directa a la basura…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *