Crean una web para descifrar el idioma de las ballenas
Algunos cetáceos, como las orcas, las llamadas ballenas asesinas (aunque, en realidad, son una especie de delfín) pueden comunicarse entre sí emitiendo sonidos. En fin, tienen un idioma propio que, por supuesto, los seres humanos no somos capaces de comprender. De momento.

Lo curioso es que cada familia de orcas tiene su propio dialecto, del mismo modo que todos los ser humanos no hablamos el mismo idioma. Los biólogos hace tiempo que registran, analizan y, en algunos casos, comprenden, los sonidos emitidos por las ballenas asesinas. Algo similar hacen las ballenas piloto (también, una especie de delfín). Ahora, desde la web Whale.fm se pide la colaboración de todos en la tarea.

Las ballenas y los delfines tienen órganos sensoriales muy sofisticados y son capaces de producir sonidos potentes para comunicarse, orientarse o buscar alimentos bajo el agua. Para estudiar el lenguaje de algunos cetáceos se colocan micrófonos bajo el agua o, incluso, en la aleta de algún ejemplar, como si fuera el pinganillo de un presentador de televisión. De este modo, se pueden escuchar los sonidos que emiten las ballenas y los delfines.

La mencionada web reproduce estos sonidos que se han registrado por micrófonos adheridos a los animales mientras nadan por el océano. Son una especie de etiquetas, llamadas D-Tags, que no hacen ningún daño al animal y que, finalmente, se caen por su propio peso. Además, permiten saber más sobre la vida de los cetáceos. Pro ejemplo, que las ballenas piloto pueden sumergirse hasta profundidades extremas de más de 1.000 metros.

Las ballenas piloto y orcas se pueden oír a kilómetros de distancia. Y lo mismo ocurre si se espía desde un buque.

Las ballenas asesinas tiene una de la más amplia distribución de cualquier animal, desde las heladas aguas polares hasta los trópicos. Las más estudiadas, por su proximidad a la costa, han sido las que viven al noroeste de América del Norte y frente a Noruega.

A partir de ahora, cualquier persona puede ayudar en este proyecto y aportar su oído para descifrar el lenguaje de las ballenas.