Bicicleta de madera


Estoy seguro de que a alguno le parecerá extraño (e incluso arriesgado) fabricar una bicicleta con el cuadro de madera. ¿Aguantará? Sólo el sentido común ya nos dice que sí: ninguna empresa va a comercializar una bici que se rompa en dos a las primeras de cambio. Pero, además, el diseño se ha realizado bajo cálculos precisos que permiten saber cuánto peso aguantará. Y sí, por supuesto que aguanta.

La empresa que ha tenido la genial idea de diseñar una bicicleta de madera ha sido Axalko. El cuadro de la bicicleta, como decimos, de madera, combina resistencia y ligereza. Su estructura microlaminada permite alcanzar los más altos niveles de resistencia y rigidez, al tiempo que, la estructura final, ofrece una gran ligereza.

Para fabricar esta bicicleta se ha llevado a cabo un exhaustivo control de los materiales utilizados. Las colas y resinas de última generación garantizan una resistencia óptima. Y, como los modelos de carbono, el tratamiento de poliuretano de dos componentes protegen el cuadro del agua y de los pequeños golpes.

La madera tiene unas características mecánicas envidiables debido a la estructura tubular de sus fibras, que aporta, además de las ya citadas resistencia y ligereza, un elevado poder de absorción de vibraciones. Se puede añadir que estéticamente ofrece un aspecto natural mucho más atractivo que otros materiales artificiales.

La idea surgió en el seno de una empresa que prefiere usar la madera al hormigón en la construcción de edificios y, más en concreto, la ha impulsado Aitzol Tellería, un gran aficionado al ciclismo, además de carpintero con una experiencia de más de veinte años en el sector. La técnica usada es similar a la que usaban en la construcción, el microlaminado, pero con láminas aún más pequeñas, de entre 0,5 y 2,5 milímetros de grosor. La madera está compuesta, sobre todo, de fresno y puede igualar a otros materiales como el acero, el aluminio o la fibra de carbono.

La única pega, el precio: cuesta 4.500 euros. Pero es que, en su mayor parte, está hecha a mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *