Las claves para implementar la economía circular en el agua

economia-circular-agua
Cuando se habla de economía circular, siempre se tiende a pensar que se debe implementar solo en industrias o sectores de actividad en los que se producen muchos residuos o son altamente contaminantes. Sin embargo, se puede aplicar a todas las áreas de actividad y a partes específicas de los procesos como es el agua. Y es que este recurso es escaso y es importante ahondar en su reutilización porque, de cara al futuro, va a haber una importante demanda para poder abastecer de alimentos a los 10.000 millones de personas en el mundo en el año 2050, lo que supondrá un aumento de la producción del 60% y un incremento de casi el 20% en el uso de agua en el sector agrario. Para ahondar en este concepto de economía circular, el centro tecnológico AINIA ha elaborado un decálogo con las claves para su puesta en marcha.

Las claves

Estas claves, que se han dado a conocer en el transcurso del III Seminario Técnico Internacional Economía Circular en la Gestión del Agua de las Industrias Alimentarias, se concentran en diez.

En concreto, se aboga por provisionar de manera sostenible las materias primas con su uso responsable y eficiente del agua, colaborando pequeños agricultores y ganaderos e industrias alimentarias en las buenas prácticas ambientales.

Además, se incide en la reducción del uso del agua a través de diseños más ecológicos de las instalaciones, al igual que en la mejora de los procesos productivos para que todo sea más fácilmente limpiable y se ahorre agua, energía y productos químicos.

economia-circular-agua
Otra de las pautas que promueve el centro tecnológico es la utilización del reciclaje del agua dentro de la fábrica, cerrando el ciclo de manera que se recupera el agua y restaura el uso de materias primas.

Igualmente, se pone el foco en regenerar y reutilizar el agua depurada al final de la línea, así como la recuperación de los lodos de depuración. Esto permitiría, por ejemplo de acuerdo con la legislación vigente, regar parcelas agrícolas anexas a las industrias con las aguas depuradas.

Otras claves son hacer mediciones con la huella hídrica o con otros indicadores para tener constancia de los logros alcanzados, así como desarrollar proyectos de compensación hídrica para devolver un volumen de agua que sea equivalente al que se ha consumido en los productos.

Más buenas prácticas que expone este centro tecnológico son la optimización y maximización de la eficiencia energética y el uso de fuentes de energías renovables en los tratamientos de depuración, aparte de valorizar en forma de biogás corrientes de alta carga orgánica.

La promoción de la economía colaborativa para compartir depuradoras o la entrega de residuos líquidos orgánicos a estas depuradoras son otras de las líneas de acción dentro estas claves que también incluyen la optimización del uso del agua a través de soluciones 4.0 y una mayor investigación, desarrollo e innovación para disponer de nuevas alternativas en el reciclado y reutilización de corrientes, que sean eficientes y también seguras desde el punto de vista de la higiene.

Artículos relacionados:

Factor 10, la iniciativa para ayudar a las empresas a integrar la economía circular

Llega Green Alley para impulsar la economía circular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *