Pavimento que genera electricidad


El centro comercial urbano más grande de Europa, ubicado en Londres, ha sido el lugar elegido para comenzar a usar un pavimento que genera energía gracias a los pasos de la gente. Se trata de unos bloques llamados PaveGen que, además, están fabricados con plástico reciclado. Estas baldosas recogen la energía cuando alguien camina sobre ellas, es decir, que se aprovecha la energía renovable de las pisadas. La tecnología convierte esta energía cinética en electricidad, que se puede almacenar o usar.

El sistema de las baldosas PaveGen es capaz de almacenar energía hasta por tres días en una batería cercana e integrada. La primera prueba a nivel comercial de este sistema compuesto, en este caso, por veinte losas, se realizará a lo largo del cruce central entre el estadio Olímpico de Londres (que acogerá las Olimpiadas de 2012) y el recién inaugurado centro comercial Westfield Stratford City, que recibirá, según las estimaciones de sus responsables, unos 30 millones de clientes sólo en su primer año. Eso son muchas pisadas y mucha energía.

Según Laurence Kemball-Cook, un ingeniero de 25 años que desarrolló el prototipo en 2009, la energía que proporcionarán los pasos de la gente debería ser suficiente para alimentar la mitad de las necesidades del centro comercial en iluminación exterior.

Las losas verdes están diseñadas para comprimirse cinco milímetros cada vez que alguien las pisa. Cada paso sólo puede producir suficiente energía como para mantener encendida una lámpara de calle LED treinta segundos. Sin embargo, ubicadas en un lugar de tanto tránsito como un centro comercial, se aprovecha cada mínima contribución de un gran número de personas. Así da gusto ir a comprar.

Ya se han hecho pruebas del resultado que pueden dar estas baldosas. En un enorme festival al aire libre, con más de 250.000 pisadas, se generó energía como para cargar 10.000 teléfonos móviles.

El joven inventor piensa que si las baldosas se instalan en calles que tengan mucho tránsito pueden servir para dotar de energía al alumbrado público y a la publicidad de las calles. También los pasillos de las estaciones de metro o los de las escuelas serían lugares perfectos para estos suelos que producen energía renovable.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *