Primer tren de hidrógeno con cero emisiones

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter6Share on Google+0

tren-cero-emisiones
Si crees que los trenes son ecológicos, espera a saber de éste. Su “chacachá” es cero emisiones, funciona con hidrógeno y se inaugurará en Alemania a finales de año, concretamente en una línea de la Baja Sajonia. Se presentó en agosto en la feria InnoTrans de Berlín y su carta de presentación resulta de lo más mediática, ya que será el primer tren de pasajeros de hidrógeno del mundo.

Bautizado con el nombre de Coradia iLint, prácticamente su único residuo es emitir vapor a la atmósfera. No un vapor tradicional, ese humo que salía de las calderas, sino un vapor de agua.

Entrará en servicio en 2017

Sin embargo, no se presenta como alternativa contra este contaminante humo, pues éste no es sino un mero recuerdo histórico que fue sustituido por otros modelos. En concreto, el Coradia iLint será más ecológico que los actuales.

Tanto aquellos que se alimentan todavía con diésel, alrededor de 4.000 en Alemania y el 20 por ciento del tráfico ferroviario europeo, como los que están funcionando gracias a la electrificación de buena parte de la red ferroviaria. Si bien éstos son más ecológicos que aquellos, ambos quedan atrás frente al modelo que nos ocupa.

Pero este tren verde no está diseñado para sustituir a las líneas de ferrocarril eléctrico. Sí podría ser una solución ecológica para hacerlo con respecto a los trenes diésel en líneas que no sean eléctricas.

Coradia iLint se alimenta con una pila de combustible de hidrógeno obtenido bien de desechos producidos por la industria química o a través de las energías renovables, pongamos por caso. Una interesante opción, ésta última, a la hora de sacar partido de las energías verdes, en las que Alemania está invirtiendo de un modo realmente espectacular.

Por esta razón, su único residuo es la mencionada emisión de vapor de agua, así como el agua condensada cuando está en funcionamiento en silencio o para ser más exactos, con bajo nivel de ruido.

Al funcionar con un tanque de combustible de hidrógeno almacenado en el techo del vehículo, que, a su vez, impulsa unas grandes pilas de combustible cuyas celdas lo combinan con el oxígeno para así producir electricidad que se almacena en éstas.

Por esta razón conseguimos que su única emisión sea vapor y agua condensada, y también un muy bajo nivel de ruido. Así pues, además de reciclar desechos (en el caso de que el hidrógeno se obtenga de la industria química) se evitan emisiones y, por otro lado, conseguimos reducir de forma significativa la polución acústica.

El almacenamiento de hidrógeno en el tren permite recorrer alrededor de 800 kilómetros a una velocidad máxima de 140 kilómetros por hora. Otra cosa será lo que la legalidad permita, sencillamente se trata de un aspecto técnico.

interior-del-tren-cero-emisiones
El primer tren libre de emisiones propulsado por hidrógeno o “hydrail” comenzarán a rodar para prestar servicio en una línea de transporte de pasajeros germana, concretamente en la Buxtehude-Bremervörde-Bremerhaven-Cuxhaven, en el norte de Alemania, en diciembre de 2017.

Se espera que alcance los 96 kilómetros en dicha ruta y en el futuro, si todo va bien, otros cuatro estados alemanes están en periodo de espera. Por lo pronto, han firmado un acuerdo con la empresa francesa que lo ha construido, denominada Alstom, para comprar más locomotoras.

Si el hydrail es un éxito (todavía ha de pasar algunas pruebas a lo largo del 2017 para poder ponerse en circulación), comprarán hasta 60 nuevos trenes de este tipo. Alstom es uno de los primeros fabricantes de ferrocarril de todo el mundo en desarrollar un tren de pasajeros basado en esta ecológica tecnología. Lo ha fabricado en apenas dos años. “Alstom se enorgullece de lanzar una innovación revolucionaria en el campo del transporte limpio”, afirma en un comunicado el CEO de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *