Casa con paredes de espejo que reflejan el paisaje

Casa bureau-lada 3
Esta casita no es lo que parece, y casi ni parece, entre otras cosas porque la mires como la mires, escondida detrás de unas paredes de espejo, ni siquiera aparece… Una casita mágica, minimalista, que refleja el paisaje y absorbe la luz para iluminar su interior.

Esta casita bautizada con el nombre de The Archive, efectivamente, no es lo que parece. Su utilidad es un tanto peculiar, y sus dueños no lo son menos, un colectivo de arte, Atelier Malkovich, que eligió la propuesta del estudio Bureau Lada para convertirla en un lugar donde almacenar sus obras de arte.

Bien pensado, este estudio bien podría ser una vivienda, pues como concepto de hogar confortable y sencillo en plena naturaleza tiene su encanto. Sin embargo, ha sido concebido para ser un lugar único fuera de la ciudad, donde poder «archivar» arte e inspirar a artistas.

Casa buerau-lada
El espacio es un remanso de paz junto a un bosque de abetos que se refleja en la fachada, que nos recuerda a aquella casita sin paredes del arquitecto Ryue Nishizawa en Tokio, y en la que las plantas no se reflejaban, sino que constituían las mismas paredes. En ambos casos, la idea es rodearse de naturaleza y minimizar el impacto paisajístico de la construcción.

Recordemos también el curioso proyecto Spiegel ‘Haus, una casa situada en Sydney, Australia, de Carterwilliamson, naturalmente luminosa y conectada con el precioso entorno, pero esta vez con el uso de espejos para iluminar y reflejar paisajes naturales en interiores, no de cara al exterior.

Si en ella se jugaba con los espejos colocándolos tras unas cortinas de cristal para que reflejen el paisaje y capturen la luz, en The Archive los espejos no introducen la Naturaleza dentro de la casa, pero sí aprovechan la fuente de luz del sol que llega desde todas y a todas partes.

Pasillo luminoso y jardín interior

Los espejos forman un caparazón que aisla y a la vez es el perfecto camuflaje, casi invisible, un refugio ideal para el trabajo privado, para ese ir haciendo la perla cual concha marina, pero esta vez no en el fondo del mar sino entre un mar de plantas.

La distribución interior concede todo el protagonismo al jardín interior, pues alrededor solo hay un pasillo espacioso repleto de estantes y arcones donde se almacenan los bocetos de sus obras.

Por otra parte, las variaciones de temperatura de la zona obligaron a darle un alto grado de protección y resistencia a los espejos, fabricados por tal razón con unos materiales sometidos a una aleación especial que los han hecho más resistentes y ligeros, con lo que ha sido fácil manejarlos para colocarlos y a su vez sobrecargan menos la estructura.

Casa bureau-lada.2jpg
También tiene un jardín interior que busca introducir la naturaleza y preservar la privacidad del artista, y por otra parte ser respetuoso con el entorno. Aunque, todo hay que decirlo, tanto espejo podría ser un problema para las aves. Será fácil que puedan estrellarse contra los cristales, como ocurre en numerosos edificios urbanos cubiertos de espejos, aunque lo cierto es que hay tecnología que puede solucionar este problema.

¿Una casa bonita? Más bien un estudio o almacén original y funcional, si bien todo es subjetivo. Eso sí, es muy del estilo de las casas modulares que tan de moda están como viviendas portátiles que podemos plantar como setas allí donde nos plazca, y la ley permita, por supuesto. Toda una lección de simplicidad y respeto ambiental que también aprovecha los recursos naturales para sacarles un gran partido, y con muchas posibilidades de inspirar otros proyectos factibles como vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *