Casa sin paredes: ¿El hogar ideal para amantes de las plantas?

Casa Nishizawa Tokio
El concepto de intimidad varía de unas culturas a otras pero, aun así, poca intimidad puede tenerse con vaporosas cortinas, casi transparentes y decenas de plantas como única pared, amén de algunas que otras cristaleras. Esta insólita vivienda de cinco alturas tiene un diseño así de loco o de estupendo, según se mire.

La curiosa casita está en Tokio, y puestos a imaginar, parece la lechuga de un sandwich, aprisionada entre dos moles de hormigón. La ha creado el arquitecto japonés Ryue Nishizawa y en ella lo importante es abrirse al exterior dando todo el protagonismo a las plantas y a la luz natural, que atraviesa toda la casa, pues ésta prácticamente carece de la estructura.

Una casa sin paredes

Con ello se crea un nuevo sentido de apertura, según Nishizawa, sin sacrificar la privacidad, aunque eso sería discutible según la cultura o la personalidad misma de sus moradores. Sea como fuere, el interés que despierta la casa, sobre todo, tiene que ver con su atrevimiento a la hora de construir en pequeños espacios, demostrando que bastan apenas cuatro metros de ancho para traer la naturaleza al hogar, sin necesidad de sufrir la sensación de claustrofobia que transmiten los grandes inmuebles, abigarradas colmenas de ladrillo.

Precisamente, fue la escasez de espacio la que hizo que el arquitecto diseñara las paredes de cristal, con el objetivo de conseguir un interior lo más amplio posible. Sus dueños, dos escritores, querían un hogar que les sirviera también como lugar de trabajo, un oasis en medio de una densa zona comercial. «Quería conseguir un edificio sin paredes», afirma.

Un jardín vertical como fachada

En todas y cada una de las cinco plantas del edificio, incluyendo la terraza, los jardines se intercalan con la habitaciones, creando una pantalla de plantas que sirven para dar privacidad y logran un bonito efecto, además de oxigenar la atmósfera y proporcionar una agradable visión que aísla y conecta a la vez, saludable para cuerpo y alma, una permanente fuente de vitalidad y optimismo.

Casa Nishizawa Tokio 3
Todas las habitaciones tienen su propio jardín, desde el comedor o el dormitorio hasta la cocina, la biblioteca, el pequeño estudio o el baño. Sus paredes transparentes crean la sensación de estar en el exterior desde adentro o de estar adentro desde afuera, gracias a esa ausencia de barreras visuales. Con ello, además, se consigue una luz solar fantástica, ideal para leer un libro, trabajar y vivir y, en general, para sentir la brisa del exterior sin necesidad de salir la calle. «Mi idea era permitir que pudieran disfrutar de un entorno abierto en su vida diaria», apunta.

Las plantas, por otra parte, se comunican mediante una escalera de caracol que cansa con sólo mirar, pero que también ayuda a llevar a una vida activa, más saludable. Sin paredes ni ventanas, las macetas y las cortinas, la mayoría móviles, actúan de paredes y protegen de las miradas indiscretas de viandantes y vecinos.

Casa Nishizawa Tokio 4
Nuevas formas de vivir, más de cara al exterior que al interior, lo que también implica ser comedido a la hora de atesorar o acumular objetos de consumo, pues siempre existe la posibilidad de ser visto, también por amigos de lo ajeno. Algo que, en este caso, sus habitantes ven como una ventaja porque su modus vivendi es minimalista y este tipo de vivienda refuerza esta filosofía de vida. Y, cómo no, cambiar el tipo de plantas supondría cambiar de fachada y también el nivel de privacidad, con lo que las posibilidades son casi infinitas. ¿Y a ti, qué te parece esta iniciativa? ¿Te gustaría vivir en una casa así?

9 comentarios

  1. Estamos intentando una casa sin paredes. Es una casa de piso de madera y techo de chapas, que esta en un bosquecito , rodeada de árboles y arbustos.La estamos cerrando con alambre mosquitero, y luego veremos como le daremos intimidad. Esta casa que veo aquí me parece maravillosa, y de hecho será de gran inspiración para la nuestra. Gracias y saludos desde Argentina.

  2. Hola Liliana,
    Curiosa iniciativa. Es muy interesante, y también proteger su interior de insectos con la malla mosquitera. ¡Mucha suerte con tu proyecto!

  3. Hola Ana: es que está en una zona subtropical, y aquí mandan los insectos. Gracias por tus buenos deseos. Saludos.

  4. Hola de nuevo : )
    Es imprescindible, imagino, sobre todo porque además es un paraje natural. Si controláis esos pequeños inconvenientes será un lujazo vivir en esa casa sin paredes. Un saludo!

  5. Hola otra vez, estamos muy acostumbrados, hace años frecuentamos la selva paranaense, compartida por Argentina , Paraguay y Brasil, y llega un momento que es natural que tu casa vaya perdiendo las paredes, porque el afuera es muy bello. Saludos.

  6. Hola Liliana : )
    Es hermoso lo que cuentas. Supongo que también será muy duro, porque la naturaleza tiene un lado difícil. Más allá de lo que idealizamos quienes vivimos alejados de ella, las cosas no son siempre tan vibrantes como imaginamos, aunque el balance puede ser muy positivo. Gracias por tu mensaje, es bonito leer comentarios de personas que tienen experiencias tan auténticas.

  7. Gracias Ana, vivir en la Naturaleza es duro, no es para cualquiera, pero desciendo de familias campesinas por ambos padres, aunque nací y vivo todavía en ciudad. Es curioso, porque cuando compramos este lugar, el dueño nos contó que allí vivía gente que vivía sin construir paredes. Saludos, te mandaré fotos de la construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *