Londres quiere aprovechar el calor del metro para la calefacción de los hogares


Ahora que en Europa hace frío, mucho frío, es tiempo de buscar alternativas verdes para encender la calefacción, en los domicilios privados y en los lugares públicos. En las grandes ciudades, por la calle te hielas, pero, en el metro, en los túneles excavados en la tierra y con la aglomeración, a veces hace un calor del demonio. Londres quiere aprovechar toda esa energía que desprenden los seres humanos y el interior de la Tierra para generar calor.

La idea es de una empresa subcontratada por London Transport, una empresa llamada Bunhill Heat and Power Network que suministra agua caliente a 700 hogares a través de un sistema central de barrio (un sistema conocido como district heating) y que obtiene su energía de plantas combinadas de calor y electricidad.

El propio alcalde de la ciudad, el peculiar Boris Johnson ha lanzado una nota de prensa en la que explica el proyecto. Se trataría de capturar el calor que desprende el metro y canalizarlo hacia la red que calienta los hogares. De momento, están estudiando la viabilidad del proyecto. Un equipo mide la capacidad de captación de calor en algunas subestaciones de alto voltaje. Si el proyecto se considera viable se usará en la calefacción de viviendas.

Si la idea se lleva por toda la ciudad, supondría usar menos carbón, lo que reduciría enormemente la contaminación y no se contribuiría al cambio climático. Por otra parte, se ahorraría mucho dinero en la calefacción de hogares y empresas.

Calor de fábricas y otros lugares


El metro es una fuente de calor que se extiende por toda la ciudad. Pero hay otros lugares que también servirían como fuente de energía calorífica, como fábricas en las que se producen procesos industriales (empresas químicas, incineradoras, producción de alimentos), sistemas de calefacción y refrigeración de edificios, empresas de aguas residuales, etc. En realidad, la tierra también almacena calor, lo que aprovecha la geotermia.

Sólo hay que aprovechar ese calor a baja temperatura y tratar de que no se pierda en el proceso o en su distribución. Tecnologías que, si se mejora, puede dar muy buenos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *