Los elefantes nacen sin colmillos para no ser cazados

elefantes
Un nuevo fenómeno se está observando en la naturaleza. En este caso, en una especie animal. Se trata de los elefantes en África. Un nuevo estudio, que se ha publicado recientemente en la revista Science, refleja que estos animales están naciendo sin colmillos. Este cambio se está produciendo ante la necesidad de esta especie de sobrevivir y evitar ser cazados para hacerse con sus colmillos.

El estudio

De acuerdo con la investigación que se ha llevado a cabo, los elefantes se han visto obligados a evolucionar para nacer sin colmillos con el fin de garantizar su supervivencia.

Esta modificación es debida a una selección medida o artificial, que se ha visto impulsada por las condiciones adversas a las que el ser humano les ha empujado a vivir. Los investigadores se desmarcan así de que este hecho se corresponda con la selección natural darwiniana.

Esta situación ya se estaba dando anteriormente en el 18,5% de los elefantes hembra, pero ahora se está extendiendo, siendo cada vez más común. De hecho, ya se encuentra en una de cada tres elefantas nacidas. Es decir, el porcentaje se ha elevado al 33%.

elefantes

Zonas

El nacimiento de elefantes sin colmillos se está produciendo en Mozambique donde se ha detectado inicialmente. En concreto, el estudio se ha centrado en los ejemplares que se han creado en el Parque Nacional de Gorongosa, observándose que los elefantes que no tenían estos cuernos de marfil eran hembras, ya que es una característica vinculada a una mutación en el gen X.

No obstante, es una situación que no es exclusiva de Mozambique. Los cambios son más evidentes en todos aquellos países en los que ha habido –y sigue habiendo- de forma generalizada la caza furtiva de marfil.

Por ejemplo, los últimos datos apuntan a que en Sudáfrica el 98% de las 174 hembras del parque nacional de los Elefantes de Addo carecía de colmillos a principios de la década del 2000.

Artículos relacionados:

El estiércol de elefantes y rinocerontes ayuda a recuperar el suelo

Pianista toca para elefantes ciegos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.