Algas en la fachada: sombra y energía renovable


Un estudio de arquitectura alemán ha decidido combinar dos funciones que pueden ofrecer las algas en el diseño de un edificio. La idea es usar algas biorreactivas que dan sombra, y, al mismo tiempo, pueden servir como una fuente de energía limpia y renovable. Situando las algas en las fachadas se logra un beneficio doble.

La casa donde se va a probar la idea se encuentra en proceso de construcción en Alemania. Puede ser un nuevo e interesante en el campo de las energías renovables, así como en la arquitectura. El sistema de la fachada utiliza microalgas vivas que ofrecen sombra, templando el ambiente del interior del edificio, mientras generan energía renovable.

Será la primera fachada biorreactiva del mundo. Se instalará en la casa BIQ para la Exposición Internacional de la Construcción (IBA) que se celebrará en Hamburgo en 2013.

El diseño de la fachada está pensado para que las algas en la fachada biorreactiva crezcan más rápido bajo la luz solar directa, de modo que proporcionen más sombra al interior en verano. Por otra parte, los biorreactores producen biomasa que, posteriormente, es cosechada, el tiempo que capturan la energía solar térmica. Por tanto, se aprovechan dos fuentes de energía para usar en el edificio.

La fotosíntesis se convierte en una respuesta dinámica a las necesidades de control solar, mientras que el cultivo de microalgas en las lamas de vidrio proporciona una fuente limpia de energía renovable.

Las persianas para la casa BIQ están siendo fabricadas en Alemania por la firma Colt International, basadas en un diseño de la ingeniería Arup en colaboración con el SSC (Strategic Science Consult).

El uso de procesos bioquímicos para dar sombra constituye una solución innovadora y sostenible, por lo que es importante aplicarla en un escenario real. Además de generar energía renovable y proveer sombra para mantener el interior del edificio refrigerado en los días soleados, el diseño crea una apariencia interesante que gustará a arquitectos y propietarios.

Una vez finalizada, en marzo de 2013, la casa BIQ permitirá a científicos, ingenieros y constructores evaluar el potencial de este sistema como una alternativa ecológica para proporcionar sombreado solar dinámico a la vez que energía sostenible y renovable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *