La contaminación hace menos efectiva la vacuna de la gripe

cambio-climatico
Dentro de unos días, como cada año, comenzará la campaña de vacunación contra la gripe. Una vacuna cuyos efectos se están viendo minimizados por la contaminación existente en el ambiente y a la que está expuesta el ser humano. En concreto, son unas toxinas ambientales las causantes de este problema: dioxinas. Pero, ¿cómo influyen?

Toxinas

Las dioxinas son sustancias químicas, que al igual que los bifenilos policlorados (PCB), son frecuentes en la producción industrial, en la incineración de residuos y en algunos productos de consumo, incluyendo los relacionados con el sector agroalimentario. Productos estos últimos que hacen que estas toxinas pasen al cuerpo humano.

La exposición a esas sustancias químicas y sus efectos en la salud han sido estudiados dentro de una investigación realizada por el Centro Médico de la Universidad de Rochester (Estados Unidos).

Y las conclusiones son claras. La exposición materna a la contaminación industrial puede dañar el sistema inmunológico de la descendencia, daño que además se transmite a generaciones posteriores, produciéndose un debilitamiento del sistema inmunitario frente a infecciones como la del virus de la gripe.

cambio-climatico
Esto explicaría por qué se observan variaciones en los episodios de gripe estacional y pandémica. Además, hay que tener en cuenta otro aspecto: las vacunas contra la gripe tienen más efecto en unas personas que en otras.

Y, aunque las mutaciones de los virus y otros factores pueden estar también detrás de esta mayor o menor efectividad de la vacuna, lo cierto es que la exposición a esas sustancias químicas interfiere en la protección.

Las pruebas

Así lo refleja el trabajo que se hizo con ratones preñados y expuestos a niveles relevantes de dioxinas. En ellos se observó que la producción y función de glóbulos T citotóxicos (glóbulos blancos que defienden al cuerpo frente a virus y bacterias) se vio afectada cuando los ratones fueron infectados con el virus de la influenza A.

Esta menor respuesta inmunitaria se observó en la descendencia de los ratones de las madres expuestas a la dioxina y en generaciones posteriores, llegando incluso al equivalente a los bisnietos en el ser humano.

Artículos relacionados:

Los niveles bajos de contaminación también dañan los pulmones

La contaminación afecta al cerebro de los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *