Reubicar cultivos optimizaría la producción y se recuperaría el equilibrio natural

cultivos
La agricultura ha sido objetivo de una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Cambridge. Un amplio estudio en el que se pone el foco en la importancia de reubicar grandes extensiones agrícolas con el fin de optimizar la producción, pero además también con la finalidad de recuperar el equilibrio natural. Un cambio con el que se estima que se podría producir un retroceso de hasta 20 años en las emisiones de carbono.

La investigación

El estudio realizado por los científicos se ha plasmado en un mapa en el que se indica dónde se pueden emplazar los principales cultivos alimentarios del mundo para conseguir esa optimización de la producción y minimizar el impacto ambiental.

El mapa contempla la introducción de nuevas áreas de cultivo en la zona del cinturón de maíz en la parte del medio oeste de Estados Unidos y al sur del desierto del Sahara. Además, en el caso de las grandes áreas de cultivo de Europa e India, se ubicarían en el hábitat natural.

Beneficios

Según los científicos, esta reubicación de los cultivos tendría importantes beneficios. Entre los principales destaca la neutralización de las emisiones de los últimos 20 años, así como un aumento de la biodiversidad. También se reduciría a cero el uso agrícola de agua dulce.

agricultura
En concreto, el rediseño del mapa de las grandes extensiones agrícolas contribuiría a reducir el impacto de carbono de las tierras de cultivo globales en un 71% dentro de un contexto de una agricultura mecanizada de altos insumos. Este efecto se produciría porque la tierra volvería a su estado natural y boscoso.

Además, en este escenario optimizado, también se reduciría en un 87% el impacto de la producción de cultivos en la biodiversidad mundial. De este modo, se reduciría el riesgo de extinción de especies animales.

Otro de los efectos del rediseño es que se eliminaría la necesidad de riego al cultivar en lugares en los que la lluvia proporciona toda el agua que se precisa para crecer. Y este dato es especialmente importante porque se calcula que la agricultura es responsable de cerca del 70% del uso de agua dulce a nivel mundial.

Artículos relacionados:

La agricultura se hace más sostenible con los límites a los nitratos

Crean semillas ecológicas para una agricultura sostenible

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.