Robot contra las malas hierbas alimentado con energía solar

Share on Facebook5Tweet about this on Twitter4Share on Google+2

Tertill
¿Quién no ha lidiado con las malas hierbas de un jardín? Por muy ecológicos que queramos ser, siempre hay algunas plantas silvestres que crecen donde no deben y acaban siendo un problema que incluso va más allá de lo estético.

Al margen de que la expresión “malas hierbas” no es santo de mi devoción, lo cierto es que se hace necesario utilizarla para hablar de este curioso gadget, ecológico entre comillas. Hablamos de Tertill, un pequeño robot diseñado para trabajar al aire libre escardando sin descanso.

Autonomía gracias al sol

¿Pero, por qué decimos que no es del todo ecológico? Precisamente porque arrancar hierbas silvestres no es una decisión que case con el fomento de la biodiversidad, sino más bien al contrario.

Sin embargo, también hay maneras y maneras de hacer las cosas, y este invento puede ser interesante para hacerlo funcionar en áreas de forma selectivas. Sea como fuere, tiene otras características verdes, como su durabilidad al aire libre, al tratarse de un pequeño aparato totalmente sellado.

Las celdas solares que tiene en la parte superior permite alimentar una batería que nos libra de usar la electricidad, un aspecto eco amigable con el medio ambiente y también con nuestro bolsillo.

Puestos a verlo con las gafas de color verde, se trata de una interesante alternativa a los pesticidas químicos, con lo que también en este sentido nos ahorra comprarlos y usarlos, al tiempo que damos una alegría al medio ambiente. Pensando en todo, los días nublados no son un problema, puesto que está equipado con un puerto USB para la carga.

Distingue entre una mala hierba y una que no lo es por el tamaño, ya que se prevé un uso preventivo. Básicamente, se desplaza sobre sus cuatro ruedas, tal y como lo hacen los modernos aspiradores autónomos y corta, arrancando de raíz, cualquier planta que se encuentre por debajo del sensor, salvo que esté protegida por un obstáculo. Y, cómo no, se puede controlar a través del smartphone. ¿Su precio? En torno a los 230 euros, pero todavía está en fase de prototipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *